Paco Ayala

Lo que se ve y se hace durante el camino

Los muros 2.0

Las verdades de ayer por la mañana me costaron un poco de aceptar. Nada más salir, hacía frío. Esto es una verdad absoluta. O quizás no.

Me cruce con un mDisco de obra.pngaromo, muy cachas, que en pantalón  corto y camiseta de tirantes, observaba detenidamente como otros dos, encaramados a un andamio realizaban algún tipo de tarea en la fachada de un edificio.

Hacía un frío que pelaba. Pero para el de la camiseta esto seguro que no era así.

Unos pocos metros más adelante, en un semáforo, doDisco de aviones.pngs compartían una conversación sobre los peligros de volar.

Y en estas que uno de ellos dice tener prisa y, sin esperar a que el semáforo se pusiera en verde, se arroja de forma temeraria para cruzar la calle.

Varios pitidos y seguro que algún improperio inaudible fue todo lo que recibió. Consiguió llegar Semaforo en rojo.pnga la otra acera. Eso sí. Coger un avión es muy peligroso.

Tres calles a continuación, un comercio con carteles de rebajas y descuentos impedían ver el interior. Dos señoras debatían si el 40% de descuento de una camisa era mucho o poco.Señal grandes xescuentos.png

El precio de venta en ese momento parecía no tener importancia. Lo importante era el descuento de esa supuesta e invisible camisa.

Ya delante de un café, en la barra del bar habitual, una conversación a mi derecha tildaba de corruptos y mafiosos a todos los políticos. Y de camino a todos los habitantes del país. Cualquiera con un carguito trincaría.

Señal no a la corrupción.png

A última hora del día, casi de noche, hacía aún más frío. Y en el trayecto de vuelta, recordé las experiencias de la mañana. Había asistido a unas cuantas manifestaciones de sesgos cognitivos. Un sesgo cognitivo es un error del conocimiento. No viene de un razonamiento ilógico. Viene de un error puro y duro.

El primer sesgo cognitivo lo había experimentado yo, al encontrarme con el de la camiseta de tirantes. Es algo muy común. Es el sesgo de la proyección. Todos los que nos rodean comparten nuestro criterio, emociones, inquietudes y sensaciones.Señal de hielo.png

Si no, tendemos a excluirlo: el de la camiseta esta chalado. Con el frío que hace.

El segundo sesgo cognitivo lo había presenciado con los que esperaban en el semáforo. Es el sesgo de probabilidades. Somos malos en estos cálculos. Muy malos. Da miedo volar. Pero no da miedo montarse en coche o cruzar con el semáforo en rojo.

El tercer sesgo coSeñal de descuento.jpggnitivo es  cuando comparamos cosas, reduciendo el número de elementos a comparar. Las de la camisa. No era importante el precio. Solo la comparación del porcentaje de descuento.

Y el cuarto sesgo cognitivo es el que más daño nos hace a casi todos: la negatividad. Prestamos más atención a las noticias negativas que a las positivas. Sean ciertas o no. Y extendemos ese manto de negatividad.  Eso de que todos son corruptos, eso de que España se acaba.

La primera vez que escuche eso de que EspaMapa de España.pngña se acaba fue allá por el año 86. Y fue a una persona que para mi, en aquellos entonces, lo consideraba una persona mayor.

Si tiro de hemeroteca, cosa muy fácil, hoy, se hace uno a la idea que estaba pasando por aquellos años aquí, en España.

La siguiente vez que escuche eso de que España se acaba fue allá por el 90. Fue de labios de otra persona distinta a la del 86. Pero tenia en común la edad. Los dos eran personas mayores. al menos para mi en aquel entonces.Puzle.jpg

Desde entonces he oído muchas veces eso de que “España se acaba”. Y aunque las causas han ido cambiando, unas veces con planteamientos tipo “efecto llamada”, otros con “efecto burbuja tecnológica”,
o “burbuja inmobiliaria”, o ” Plan Ibarreche”, o una cantidad importante de sucesos acaecidos, todos repasables gracias a las hemerotecas, lo cierto es que casi siempre lo he oído de labios de personas que en cada momento los he considerado como personas mayores.

Pero ahora resulta que empiezo a oírlo de señores de mi misma edad. Esto solo se puede deber a que es cierto que España se acaba, o a que yo ya soy también una persona mayor.

Me miro al  espejo problema solucio.jpgy veo claramente que es lo segundo.

Pero ahora los sesgos cognitivos están claramente generados por la brecha tecnológica.

Y si se piensa un poco, tenemos una cantidad inmensa de sesgos cognitivos nuevos, generados por las nuevas tecnologías. No solo esto cuatro que me he tropezado esta mañana

. Al final, todo es según del color del cristal con que se mira. Y si lo ves con vista cansada, el color suele ser oscuro. Pero afortunadamente la realidad  y el tiempo te quita la razón.

 

 

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: